El servicio a Dios es uno de los privilegios más hermosos, es una manera muy bonita de expresarle nuestro amor y nuestra gratitud.

Pienso que servir debe ser una decisión voluntaria, no se debe obligar a nadie para que tome esa decisión, la persona que no quiere hacerlo tal vez es porque no se siente preparado aun, o de pronto no ha tenido la confirmación de donde Dios lo quiere colocar, puede que no tenga tiempo, en fin muchas cosas más.

Pero es un punto muy importante que no debemos dejar pasar por alto, Jesús a pesar de ser el Hijo de Dios, a pesar de su condición de Rey y Salvador, con todo lo que es, vino al mundo fue a servir; predico la palabra, sanó enfermos, liberto cautivos, es mas hasta le lavó los pies a sus discípulos, el se quito su manto, imagínense esa escena, yo me imagino los pies de esos discípulos, no andaban con zapatos cerrados ni mucho menos finos, ni usaban medias ni nada, así que Jesús con todo y suciedad se los lavó. ¨se levanto de la cena, y se quito su manto, y tomado una toalla, se la ciño. Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de sus discípulos, y a enjuagarlos con la toalla con que estaba ceñido.¨ Juan 13:4-5 (Reina-Valera 1960).

A que te quiero llevar con esto, a que nunca es tarde para servir, ni tampoco importa tu condición para que puedas  hacerlo, debes de sacarle el tiempo a Dios, no crees que El lo merece después de cada  látigo que recibió su Hijo por ti y por mí, aun mas por las bendiciones que nos regala a diario, muchos no queremos quitarnos el manto, no queremos dejar la comodidad, ser hijo de Dios no es solamente sentarse en la iglesia a pedir por bendiciones y ya esperar a que todo llegue, o ¿Qué crees que vas a hacer cuando llegues al cielo?, estar sentando mirando lejos, disfrutando de todas las maravillas si hacer nada, cuando estés allá también vas a servir, ya sea adorando, alabando, cantando, y si no te preparas desde ahora, ¿Cómo te vas a presentar ante Dios?, es como si aspiraras a un título universitario para ejercer una carrera profesional y resulta que no te has preparado, que no has estudiado para ello.

¨Pues si Yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. Porque ejemplo os he dado, para que como yo he hecho, vosotros también hagáis.¨ Juan 13:14-15 Juan 13:4-5 (Reina-Valera 1960). 

No importa tu edad, si eres pobre, o eres rico, si tienes un súper empleo o no estás trabajando, si vives lejos o cerca de la iglesia, siempre hay oportunidad para servir, el Reino de Dios necesita personas que trabajen para él, así que no le saques más excusas a Dios para servirle, la vida cristiana no es solo de recibir y recibir sino también de dar al prójimo, incluso a Dios y con esto vendrá también una recompensa.

De pronto aun no sabes en que servir, pídele dirección a el Espíritu Santo, se creativo, se diligente, constante, que tus pastores y lideres vean en ti a esa persona que puede ser de gran bendición para la iglesia, que va a dar muchos frutos, esa persona con potencial para servir a Dios.

Aprovecha ese don o talento que Dios te  ha dado, esa cualidad que tienes, si te gusta pintar hazlo para Dios, tal vez cantas, o te gustaría danzar, tocar un instrumento musical, evangelizar, actuar, ser maestro de niños, incluso puedes servir en el aseo del templo, o en lo que quieras pero hazlo.

¨Cada uno de ustedes ha recibido de Dios Alguna Capacidad especial. Úsela bien en el Servicio a los demás.¨ 1 Pedro 4:10 (Traducción en Lenguaje Actual)

Autora: Jessica Terán