Aunque sabemos que la fecha de la muerte de Jesús en la Cruz del Calvario no sucedió en estos días de Semana Santa, los adventistas recordamos lo que significó la muerte de Jesús para nuestra salvación. Durante esta semana (Semana Santa) rememoramos lo que sucedió a lo largo de la última semana de vida de Cristo en esta tierra.

El domingo Jesús fue aclamado como Rey. Multitudes salieron a cantar Hosannas a su nombre, levantaban hojas de palmera y los reconocían como Rey. Pero el viernes cuando Jesús moría ¿en dónde estaba esa multitud? La lección para hoy es que, el cristianismo corre un terrible peligro: el formalismo.

Hay multitudes que se reúnen en los estadios y “alaban” a Dios levantando las manos y cantando aleluyas a su nombre. Pero no es así que se mide la relación con Dios. Sino a través de la obediencia. Cristianismo no es tomar la biblia y acomodarlo a nuestra manera de pensar. Cristianismo es dejar que Jesús nos lleve donde él quiera. Es acomodar mi vida a lo que la Palabra de Dios establece.

Sin embargo la humanidad hoy, está dispuesto a hacer de Dios como ellos quieren. El cristianismo se ha vuelto una moda. Es bueno tener un Dios que no tiene que controlarnos. Un Dios que nos salve a la hora del peligro, pero después vivimos como queremos.

De esta forma actuamos como las multitudes el día domingo que clamaban a Jesús como Dios. Pero el viernes callaron intimidados por la situación. ¿Cuán dispuesto estás a ser fiel a Dios aún en los momentos de dificultad? La respuesta a esa pregunta puede resultar en nuestra salvación o perdición.

Que Dios te cuide en este día. Te dejamos el vídeo que el Pr. Alejandro Bullón preparó para Semana Santa.Haz clik para ver el video.